-
-
736 m
700 m
0
2,4
4,8
9,6 km

118 maal bekeken, 1 maal gedownload

nabij Aguilarejo, Castilla y León (España)

Realizada por el Ayto. de Corcos. Se accede por la carretera de la estación y puede iniciarse en el puente del Canal. Realizado durante el reinado de Isabel II para el transporte de barcazas sirgadas por acémilas, salvando los desniveles a través de esclusas.
La esclusa 40 es el punto de partida. Realizada en sillares de piedra caliza, aprovecha el agua embalsada para desviarla hacia la fábrica de harinas “Las Luisas” que bajo su cornisa anunciaba el sistema de molienda: “Daveiro”. En la actualidad ha sufrido una transformación sin ninguna concesión al patrimonio industrial. Se ha manipulado hasta la casita del esclusero.
El Canal puede cruzarse por la presa superior, obra de la ingeniería del hierro, pasando al lado izquierdo del Canal en dirección de su cauce siguiendo el camino de sirga. A la izquierda, pueden observarse los cortados del Pisuerga y las fértiles tierras desamortizadas al Monasterio de Palazuelos. Con mentalidad feudalizante de la burguesía de la época, los que las adquirieron las explotaron como un trasnochado feudo: impresionante castillo del señor, plaza con casas molineras de los criados y una bellísima interpretación de la jardinería a imitación de la monarquía reinante: frondosa arboleda, fuentes, cascadas, estatuillas de bronce, sin faltar la jaula de pájaros exóticos o la bodeguilla de colección. Así se puebla Aguilarejo, que toma nombre del enclave que los monjes de Aguilar de Campoo construyeron para cobrar los censos de su feudo. Si el caminante se desvía hacia el río, todavía puede disfrutar de la presa del Monasterio y del desvío e las aguas hacia la vieja fábrica de harinas. Siguiendo el camino que le ha llevado a Aguilarejo, llegará al Monasterio de Palazuelos, que antes de la desamortización fue el más importante del Císter. De él sólo queda la iglesia, que por su abandono, sufrió el hundimiento de la bóveda de uno de sus tramos. Con la concesión del mismo por el obispado al Ayuntamiento de Cabezón, debido a su proximidad, se va recuperando para darle utilidad. Hoy se puede disfrutar de los diversos estilos arquitectónicos debido a su larga evolución. El monasterio constituyó una auténtica escuela agraria y a los monjes les atribuye la promoción de la viticultura en la zona, actividad no desconocida a su llegada, ya que existe constancia del cultivo de la vid, en época romana en Corcos y Cubillas, y durante el asentamiento de los mozárabes.
Cruza el puente sobre la vía y el canal y, por la carretera de servicio toma el camino que conduce a los poblados de las Arcas y de los Cisnes. Es la antigua Cañada Leonesa que buscaba el paso, por el puente romano y románico de Cabezón. También se llamó camino al monasterio de Palazuelos, desde el núcleo urbano de Corcos. Pero, si las piernas se niegan a caminar, puede buscar, a la derecha, el sendero que lleva a la carretera de la estación que nos permite regresar al punto de partido.

Commentaar