Coördinaten 267

Geüpload 22 juni 2016

-
-
907 m
783 m
0
5,8
12
23,21 km

1027 maal bekeken, 13 maal gedownload

nabij San Carlos de Bariloche, Río Negro (Argentina)

LLegamos a Bariloche acompañados de nuestro gran amigo y guia de la zona. Leo Ridano. Compramos los pasajes para el barco para el dia siguiente del cruce Andino, comimos algo en el centro de Bariloche y emprendimos camino para Colonia Suiza, donde haríamos noche.
El camino es relativamente facil, y saliendo apenas de Bariloche el camino casi no tiene transito, Los aromas de los pinares y de la fruta fina se hacen sentir en cada pedaleada, la temperatura era mas que agradable, en especial dentro de las sombras que producen las arboledas en el camino, las vistas son excelentes en especial del Lago Moreno, en el cual sus playas estaban muy nutridas de visitantes.
Nos dimos una vuelta por la feria gastronómica de la colonia, aunque ya para el atardecer estaba casi terminando, pero un frankfuten y una cerveza nos esperaban, paseamos por la playa que da al lago Moreno y cenamos unas hamburguesas a la parrilla en el camping para acostarnos antes de media noche ya que al dia siguiente el madrugon era obligado para llegar al puerto temprano antes del embarque.
Camping histórico de la Familia Goye, una de las primeras en poblar la colonia. Buenos servicios, parcelas divididas con parrilla, mesa sillas y un buen espacio para acampar, precio accesible, seguro y cómodo.
Uno de los miradores del Lago Moreno, desde aquí se puede ver gran parte del mismo para una buena panorámica del lugar, desde el lado que da a Bariloche hasta la orilla en la que esta Colonia Suiza.
Desde esta parte del camino se cruza uno con el sendero de la huella andina, el camino en principio parece de vehículos aunque creo que es solo la primer parte y solamente para los guardaparques.
Bariloche definitivamente es un lugar para quedarse varios días recorriendo la ciudad, edificios, museos, sus bares y restaurantes, también es punto de partida para muchas actividades de montaña y lacustres. En esta oportunidad solo fue para comprar unos pasajes lacustres para el día siguiente y almorzar algo.
Es una feria tradicional de comidas y bebidas de la zona, atendida en cada puestos por lugareños o personas que por una razón u otra se quedaron atrapados, viviendo hoy en día, con el encanto de esta pequeña aldea de montaña. Desde platos realmente típicos de la zona, como el curanto, o aquellos que trajeron los primeros colonos, Frankfuten, Kuhen y otros pasando por los tópicos de todos lados salchipapas, hamburguesas, milanesas, choripan y también cervezas artesanales locales.

Commentaar