-
-
1.214 m
602 m
0
16
31
62,67 km

206 maal bekeken, 3 maal gedownload

nabij Páriza, Castilla y León (España)

Pariza - Albaina - Las Gobas de Laño - Lagrán - La Senda de las Carboneras - Puerto del Lobo - Laguardia - Kripan - Paso romano a Bernedo (Puerto Kripan) - Bernedo - Navarrete - Obekuri - paso por Izki - Markinez - Urarte - Pariza

8:40 horas en total, 6:10 horas en movimiento

Salimos de Pariza por pistas muy fáciles. Para llegar a las cuevas Gobas de Laño la cosa ya empieza a complicarse: senderito y en subida. La bajada no es mejor: escaleras no ciclables. Pero el tramo es super corto.

Comenzamos la primera gran subida del día metiéndonos en la Senda de las Carboneras: camino de bosque con rocas, tierra, y raíces. El suelo está mojado de las tormentas de la noche anterior, y en muchos tramos tenemos que hacer empujabike que no es nada fácil ya que nos resbalamos constantemente.

Cuando llegamos al punto más alto, Puerto del Toro, salimos de repente del bosque y nos quedamos sin habla por las impresionantes vistas. No seguimos hacia la cima de Cruz del Castillo sino empezamos la bajada hacia la Rioja. Es técnica: sendero estrecho, con curvas, escalones y piedras muy sueltas. Pero está seco y la bajada es una gozada!

Llegamos a Laguardia pedaleando por pistas entre los viñedos. En la plaza de Laguardia hay tiempo para comer unos pintxos y tomar algo. Rellenamos los bidones y bolsas de agua y seguimos nuestra ruta.

Vamos por pistas y caminos entre viñedos en constante ligera subida hasta Kripan. A partir de allí comienza la subida más dura del día: el calor hace mella, el camino es ancho pero muy empinado y muy roto, las ruedas nos resbalan y volvemos a hacer empujabike.

Es un alivio meternos en la sombra de los arbustos pero avanzar es difícil: el sendero está muy cerrado, el suelo roto, la cuesta considerable... Mirando hacia la pared de rocas que tenemos sobre nuestras cabezas nos preguntamos donde estará el paso romano hacia Bernedo... De repente tras una curva cerrada nos encontramos como entre dos paredes rocosas... y ya está! Hemos encontrado el paso!!
Las vistas hacia Izki y la montaña alavesa son impresionantes, y también impresiona la bajada que tenemos delante: senderito de piedras sueltas muy cerrado por la maleza y un precipicio al lado que da miedo. Decidimos hacer la primera parte de la bajada a pie, es demasiado peligroso bajar montadas.

Un poco más adelante la bajada sigue siendo empinada, pero ya es ciclable sin arriesgar demasiado. Pasamos al lado de la preciosa Ermita de Nuestra Señora de Okon y llegamos a Bernedo donde volvemos a llenar los bidones. Estamos contentas de haber superado la Sierra de Cantabria en las dos direcciones y porque queda poco para llegar al coche... No sabemos que nos espera en Izki...

Apretamos porque se está acercando una tormenta y los kilómetros hasta Obekuri pasan volando. Poco después nos adentramos en Izki... es pasar la valla y empieza el infierno: ataque de moscas, truenos y relámpagos por encima de nuestras cabezas y las ruedas se hunden en el barro... El camino en todo su anchura ha sido todalmente destrozado por maquinaria forestal. Si pudieramos ir más rápido, las moscas no nos acosarían tanto, pero avanzamos muy muy lentamente arrastrando las bicis, y cortos tramos pedaleando con mucho cuidado para no caernos en las rodadas. Son los 4 km más largos que hemos hecho nunca.

Pero todo termina, salimos de Izki, bajamos por una pista ancha, seca y en buen estado hasta Markinez (y rápidas, quitándonos de encima las moscas...). En la fuente de Markinez nos limpiamos y bebemos y nos recuperamos un poco.

El último tramo desde Markinez hasta nuestros coches en Pariza ya no es nada, el camino es fácil y al final bajada por carretera.

En nuestro vídeo en youtube contamos nuestra aventura:
https://www.youtube.com/watch?v=-iHVVwwmWxk

Bekijk meer external

Commentaar