Tijd in beweging  4 uren 20 minuten

Tijd  6 uren één minuut

Coördinaten 2958

Geüpload 30 november 2019

Uitgevoerd november 2019

-
-
826 m
176 m
0
4,1
8,1
16,2 km

186 maal bekeken, 5 maal gedownload

in de buurt Vallehermosa, Canarias (España)

Espectacular ruta que implica dos importantes subidas, una a los Chorros de Epina desde Vallehermoso, y otra desde Alojera al Lomo del Carretón y una no menos importante bajada de Chorros de Epina a Alojera. Aunque el desnivel acumulado en poco más de 16 km de trayecto es importante, las vistas y los lugares que se visitan valen realmente la pena y son de los más interesante de la isla.
Desde Vallehermoso tomamos la variante de la etapa 3 (3.1) del GR-132, dejando la señalización que nos llevaría a la playa de Vallehermoso del GR-131 y que ya habíamos realizado. Partiendo de la plaza por la calle Mayor, se debe tomar un estrecho callejón señalizado a la izquierda que conduce hasta la carretera CV-6, que se dirige hacia Epina. Una vez atravesada la calzada, comienza un tramo escalonado que asciende entre las casas por la ladera. Rodeada la última construcción, el camino gira a la izquierda y su firme hormigonado deja paso a un sendero de tierra de bastante pendiente, que asciende por el lomo de los Cochinos ofreciendo en pocos metros bonitas vistas de la montaña de los Roquillos, entre los barrancos del Charco y el fértil barranco de la Era Nueva, en el que tradicionalmente han existido numerosos cultivos de papas, millo o vid, que hoy han quedado reducidos a pequeños huertos familiares. El camino muestra también buenas panorámicas de los núcleos rurales de Los Bellos y Macayo, enmarcados en un bonito valle dominado por el impresionante pitón volcánico del Roque Cano, que poco a poco el caminante va dejando atrás. Alcanzaremos una zona de crestas de roca blanquecina y suelos erosionados que evidencian la antigüedad de los terrenos por donde camina, pertenecientes al complejo basal que predomina en esta zona norte de la isla.
El camino continúa remontando la loma en su mayor parte por la línea divisoria, ofreciendo vistas alternas hacia un lado y otro, pudiendo contemplar la belleza de los sabinares de sabina canaria que motean con su porte redondeado las laderas de estos terrenos, fuera de la influencia de los vientos alisios. Todos estos primeros kilómetros son de continua subida, pasaremos una bifurcación a Santa Clara y el pueblo de Tazo, acabando más o menos a la altura de la señal que nos indica que estamos a 1,4 km de los Chorros de Epina. Unos 300 metros después saldremos a la carretera por la que transitaremos ya hasta llegar a los Chorros de Epina previo paso por el restaurante del mismo nombre. En la curiosa fuente de interesante historia encontramos bastante gente cogiendo agua en garrafas además de otros visitantes. Por lo que parece es un lugar muy turístico, se trata, claro está, de la fuente más importante de la isla y de la más emblemática. Hecha una larga pausa en los chorros, donde hay mesas habilitadas, retomamos el camino rodeando la ermita de San Isidro Labrador por su lado izquierdo internandonos por un estrecho sendero en una zona de fayal-brezal bastante espeso. Una vez sobrepasado el punto kilométrico 54, el paisaje que rodea al camino cambia apareciendo por la izquierda empinadas laderas recubiertas de brezo y por la derecha hileras de pinos (Pinus halepensis), detrás de las cuales es posible divisar la localidad de Epina. Una vez que se supera una balsa de agua a la derecha de la marcha, el recorrido continúa por una estrecha senda que desciende por la denominada cañada de las Mozas con el pueblo de Alojera y la isla de La Palma en el horizonte. En general, se trata de zona de escasa vegetación debido al ancestral aprovechamiento de estas tierras para la agricultura y el pastoreo y donde los antiguos bancales, observables a la derecha de la marcha, están ahora invadidos de matorrales (senecios, tabaibas…), pitas y chumberas. A la izquierda del camino podremos contemplar las faldas tapizadas de brezos de la ladera de los Llanos, bajo las escarpadas paredes del Monumento Natural del Lomo de Carretón. A medida que se va descendiendo comienzan a aparecer las palmeras, árbol siempre presente en el paisaje de Alojera y sobre el que gira la vida de sus habitantes. Aquí aún se conserva intacta la cultura de la palma, siendo la elaboración de la miel de palma una de las actividades económicas más importantes de la zona. Nosotros no vimos, pero por lo que nos comentaron, con suerte, a ciertas horas es posible observar el trabajo de los guaraperos (trabajadores de las palmas) subiendo y bajando de las palmeras. En nuestro caso, nos conformamos con ver las palmeras con las escaleras y las herramientas utilizadas para obtener la savia o guarapo que da lugar a la deliciosa miel de palma que tuvimos la ocasión de degustar durante nuestra estancia en la isla. Cruzando un par de veces la carretera acabaremos llegando después de un tramo empedrado otra vez a la carretera que nos dejará en el centro de la localidad de Alojera, que nos recibe con la interesantísima tienda de El Masapé, donde encontramos todo tipo de productos típicos gomeros. Dejaremos Alojera tomando la calle que sube desde la carretera CV-16 hacia la plaza, donde se encuentra la ermita de Ntra. Sra. de la Concepción y el colegio de la población. Aquí es necesario girar a la izquierda, tal como indica un poste direccional, y continuar subiendo por una de las empinadas calles del pueblo hasta, pasado el hito kilométrico 58, tomar un desvío a la derecha, a la altura de un transformador eléctrico, donde otro poste direccional indica la distancia hasta la población de Arure, situada a 3,9 km. Durante este tramo urbano podemos contemplar la arquitectura gomera más tradicional representada por las numerosas casas construidas en piedra, con cubierta a dos aguas de tejas árabes “guisadas” en las tejeras u hornos comunales. Dejando atrás las últimas casas cruzaremos el barranco del Mono que se desarrolla en un magnífico palmeral y desde allí comenzaremos la exigente subida por el Lomo del Cabezo con la imponente pared del Lomo del Carretón de fondo. Según el camino asciende por la loma, disminuye progresivamente la presencia de palmeras, a favor de tabaibas , vinagreras y pitas (Agave americana), que pueblan la yerma ladera abancalada. A la derecha de la marcha, aparecen varios ejemplares dispersos de sabinas moteando la ladera de la punta de Tejeleche, que marca el límite con el vecino municipio de Valle Gran Rey y con el valle de Taguluche. Tras algo más de un kilómetro de ascenso por la loma, se alcanza la carretera de Taguluche, a la altura del Cabezo de Bustillo. Una vez traspasada, continuamos el camino hacia Arure por un tramo escalonado, teniendo como fondo las impresionantes paredes verticales del Monumento Natural del Lomo del Carretón, una gran faja escarpada de basaltos horizontales con altitudes que oscilan entre los 450 y los 850 metros. La fuerte subida no da tregua, pero en las pausas, aprovechamos para echar la vista atrás y ver las impresionantes vistas que vamos dejando atrás, con Alojera cada vez más lejos. Tras superar la señal que indica que faltan 2,5 kilómetros hasta Arure, la ruta se adentra en la zona conocida como Lomo de Tellerenche, donde la subida se hace aún más exigente y cuenta con algunos tramos acondicionados con escalones de madera para facilitar la ascensión. Aproximadamente 500 metros después de dejar atrás el punto kilométrico 60, comienza una zigzagueante subida, entre hileras de pinos canarios, que nos conduce hasta el alto del pequeño Lomo de Teclarenche, que a modo de mirador ofrece unas bellas panorámicas del barranco del Mono y Alojera, con la isla de La Palma en el horizonte. La ruta, ya acabada la subida, continua por un precioso tramo casi llano, bajo los tremendos farallones basálticos del Lomo del Carretón, sin duda, una de los tramos más espectaculares e impactantes de toda la isla. Tras unos 400 metros de recorrido, comienza un tramo de aproximadamente 200 metros de subida algo más exigente, hasta que al final vuelven a aparecer numerosos pinos que flanquean el camino hasta su llegada al mirador de Arure o del Santo. A destacar que hacia el pk 14,7 pasamos por una fuente, la fuente del Jaral según nos informamos, de la cual probamos sus aguas a pesar de no conocer su potabilidad. Según parece, esta zona de la isla es especialmente rica en fuentes y surgencias que hacen como se explica en los paneles informativos del mirador del Santo, que en el fondo del barranco, se haya podido desarrollar la población de Taguluche. La entrada al mirador tiene lugar a la altura del punto kilométrico 62 pasando junto a la pequeña ermita de San Salvador. El mirador del Santo, obra inacabada de César Manrique, domina el valle de Taguluche, ofreciendo una panorámica aérea del núcleo rural y del barranco tapizado de palmeras, flanqueado por un lado por los riscos de Heredia, los roques del Medio y de los Marroyos y por el otro por el roque de Mona y el risco de Tejeleches. Visitado el bonito mirador descenderemos hasta que en el km 15,5 de la ruta abandonamos el sendero GR-132 que continua hacia Valle Gran Rey, dirigiéndonos nosotros hacia Arure donde cerraremos la espectacular etapa en la parada de guaguas de la localidad.
Waypoint

Vallehermoso

Waypoint

A Chorros de Epina 5,3 km

Informatie

Info de el Palmar

panoramisch

Vista de Vallehermoso

panoramisch

Panorámica de Vallehermoso

panoramisch

Mirador

Waypoint

Desvío hacia Tazo y Santa Clara

Waypoint

A Chorros de Epina 1,4 km, alcanzamos asfalto

Waypoint

Inicio de tramo de carretera, 1,1 km a Chorros de Epina

Provisioning

Bar Restaurante Los Chorros de Epina

Informatie

A la derecha a los Chorros de Epina

Sacred architecture

Ermita de San Isidro

Kruispunt

A la izquierda a los chorros...

fountain

Los Chorros de Epina

El origen de los chorros de Epina es, como muchas cosas en La Gomera, misterioso e incluso místico. Enclavados en plena naturaleza, a unos pocos cientos de metros del caserío de Epina, la tradición popular ha llegado a considerar que su agua tiene propiedades curativas. También se cree que quien bebe el líquido que mana de sus caños de madera se verá beneficiado por la fortuna y el amor. Hubo un tiempo en que se creía que el agua que manaba de los chorros de Epina era milagrosa y, entre sus poderes, se le atribuía el poder de descifrar los secretos del destino y mostrar el camino del amor. Solo había que mirarse en este líquido prodigioso, si el agua se mantenía tranquila y clara, eso significaba que el amor pronto llegaría trayendo felicidad. En cambio, si al mirarse , el reflejo se enturbiaba, era signo de desgracia y desamor. Coincidiendo con la celebración del Beñesmén (fiesta en la que los guanches celebraban la llegada del año nuevo y en la que honraban a sus dioses) las muchachas más jóvenes, en edad casadera, acudían a los chorros de Epina para conocer el reflejo de su destino en el agua. Una de las jóvenes que acudió a mirar su destino fue Gara, princesa de Agulo, que al ver el reflejo de su destino se asustó muchísimo. Y de todos es conocido el final trágico de la leyenda de Gara y Jonay. En la actualidad, los chorros de Epina lo forman siete caños de madera, aunque algunos mayores recuerdan que antiguamente sólo había tres. Cuenta la tradición que para beneficiarse de los poderes del agua, se debe beber de izquierda a a derecha, los hombres de los chorros impares y las mujeres, de los pares. Sólo así se podrá acceder a los propiedades curativas que se le atribuyen, así como a la fortuna y el amor que mana de los conductos de madera por los que se canaliza el agua. Otra tradición asegura que los dos primeros chorros agua corresponden a la salud, los que le siguen al amor y otros dos a la fortuna. El último, el número siete, es del que beben las brujas. Quien desee beneficiarse del agua mágica debe beber de los chorros que desee, o si se es muy supersticioso, de los siete chorros. Las leyendas vinculadas a los chorros de Epina guardan similitudes con las tradiciones mágicas de otras culturas antiguas, donde se relaciona a las fuentes, manantiales o cualquier lugares donde brota el preciado líquido, con la existencia de entidades de seres especiales que velaban por el hombre. En unos casos, estos seres especiales eran duendes y hadas y, en otros casos, se habló de apariciones de vírgenes u otra imagen religiosa. Curiosamente, a pocos metros del manantial de Epina hay una ermita. También ha perdurado en la memoria colectiva la aparición en este lugar de extrañas luces. Pero en el verano del año 2008, se produjo algo verdaderamente preocupante, del manantial de los chorros de Epina no brotaba agua, algo que la gente del lugar no recordaba que hubiera pasado antes. Las causas de este fenómeno se desconocen. Unos piensan que es debido a la sequía de los últimos años, otros la atribuyen a que el preciado líquido ha sido derivado a otros lugares. Muchos ciudadanos de Vallehermoso mostraron su extrañeza por el repentino cese del caudal, pues recuerdan que sus abuelos les contaban que éste nunca dejó de manar agua en cientos de años, a pesar de que se produjeron periodos de sequía superiores al actual.
Kruispunt

A Alojera 3,7 km

Waypoint

km 54

Waypoint

Balsa, El Pico

Waypoint

Cruzamos carretera

Waypoint

Cruzamos carretera

boom

Palmeras y miel de palma

La miel de palma, es el producto estrella de la cocina gomera y que está considerado una exquisitez, una delicatesen de gran prestigio en Canarias y fuera de ella, ya que las cualidades organolépticas que porta esta miel junto al proceso que requiere y los múltiples usos gastronómicos para los que se utiliza han dado como resultado que la miel de palma se entienda como un producto exclusivo y una referencia para La Gomera. Las palmas se curan cuidadosamente talando las ramas superiores y accediendo a su blando y carnoso cogollo. Este se raspa con un formón muy fino hasta conseguir que la planta comience a drenar su dulce sabia, el guarapo. Con esta denominación se conoce en Canarias y en especial en La Gomera a la savia de la palma, una bebida muy apreciada en la isla. Se consume en fresco, normalmente a pie de palma, o bien refrigerado, pudiendo de esta manera conservarse hasta 48 horas. El producto final, la miel de palma se obtiene a partir de la cocción del guarapo. El guarapo se recoge por la mañana y una vez limpio de las impurezas, se cocina durante horas para encontrar el punto perfecto de cocción. La miel una vez conservada es de larga durabilidad y sus propiedades gastronómicas, medicinales y dietéticas son extraordinarias. De la palma se aprovecha todo, desde el tronco hasta las hojas, desde su savia hasta sus frutos. Su cultivo constituye un modelo de ingenio popular antiguo, una muestra de hasta donde pueden llegar a utilizarse los recursos aunque estos sean escasos. La diversidad de aplicaciones nos ayuda a comprender la importancia que la palma ha tenido y tiene para el gomero.
Waypoint

Depósito

Waypoint

km 56

panoramisch

Vista de Alojera

Waypoint

1 km a Alojera

Waypoint

Alojera

Alojera se encuentra al noroeste del municipio y es una de las entidades poblacionales más importantes del término por historia y número de población. Se sitúa en una ladera bastante llana que desciende del Monumento Natural del Lomo del Carretón hasta el mar. Hablamos de una vertiente orientada al oeste marcada por una pronunciada aridez donde destacan grandes palmerales que se entremezclan con edificaciones dispersas en varios barrios de arquitectura diversa. Junto a las viviendas encontramos diversos elementos etnográficos bien conservados: terrazas de cultivo, establos, bodegas, eras, caminos, lagares, molinos, pozos, aljibes, refugios pastoriles, hornos de cal y de teja, etc. A su vez, Alojera cuenta con un pequeño núcleo en el litoral, una pequeña playa junto a la que se asienta un barrio históricamente vacacional que siempre ha sido frecuentado por vecinos del municipio y turistas. La playa es apta para el baño gran parte del año y el tiempo suele ser cálido y soleado. Junto a la playa encontramos un pequeño muelle y una piscina natural para niños que también están adaptadas para bañarse. Tanto en Alojera como en La Playa encontramos algunos bares y restaurantes donde degustar pescados, platos combinados o comprar productos típicos de la zona como quesos o la singular Miel de Palma. Alojera es por excelencia el pueblo productor de esta delicia proveniente de una planta endémica, la Phoenix Canariensis, y se encuentran aquí unas 8 o 9 empresas dedicadas a esa actividad. Recorriendo la red de senderos que pasan por el pueblo, es frecuente encontrar a “guaraperos” (trabajadores de las palmas) subidos en lo alto de las palmeras practicando cortes en el cogollo para que drene su dulce savia, el guarapo.
Waypoint

km 57

Waypoint

El Masapé

Tienda de obligada visita en la Gomera, un local en el que tanto cariño lleva poniendo su propietaria desde hace 40 años. Desde su fábrica de Alojera, elaboran todos sus productos con amor para causar furor dentro y fuera de las islas. Galletas y bizcochos típicos de La Gomera, mermeladas únicas y exclusivas de cactus, de higo o de papaya y coco entre otras. Mojo rojo y verde, sirope de palma, licores y un exquisito almogrote forman El Masapé. Aniceta y Domingo, te dan a conocer todos los entresijos de la fabricación de todos los productos tan gomeros y, por supuesto, la degustación. Almogrote y sobretodo las galletas, de 10.
Waypoint

Alojera, 4,8 km a Arure

Waypoint

Centro Social de Alojera

Sacred architecture

Iglesia de Alojera

Waypoint

Arure 4,5 km

Waypoint

km 58

Kruispunt

Arure 3,9 km, comienza el sendero

Waypoint

km 59

foto

Foto

Waypoint

Cruzamos carretera, espacio natural protegido Lomo del Carretón

El Lomo del Carretón es un franja de terreno acantilada de gran valor paisajístico que constituye el referente escénico de las poblaciones de Taguluche y Alojera. Posee gran monumentalidad e interés geológico y geomorfológico. Su riqueza florística y el conformar una excelente muestra de hábitats rupícolas le confiere además un valor científico añadido. Este Monumento Natural se compone de un acantilado o escarpe interior que se alza en el sector NW de la isla, en la cabecera de los valles de Alojera y Taguluche. Con alturas comprendidas entre los 450 y 850 metros de altitud, se compone de coladas basálticas horizontales de gran interés geológico, así como su cubierta vegetal es de un alto valor botánico por la abundancia de especies endémicas, convirtiendo a este espacio en uno de los entornos de mayor belleza paisajística de la isla. Más del 50% de su superficie pertenece al término Municipal de Vallehermoso. Este escarpe, que se desarrolla linealmente desde Epina hasta Arure, es el límite natural que separa la meseta central de la isla con la vertiente oeste, y es a su vez la frontera climática entre el barlovento de los alisios húmedos y su mar de nubes, con el sotavento cálido y ventoso de la zona de Alojera. Pero debido a las variaciones de las condiciones atmosféricas, podemos observar un gran número de días al año, como las nieblas o nubes del norte desbordan por el escarpe, permitiendo así dos fenómenos que sin duda definen la importancia de este Monumento Natural; el desarrollo del Monteverde en la mitad superior del acantilado y la abundancia de nacientes de agua captada en altura y que mana de las numerosas galerías de su interior, siendo este uno de los sectores de la isla con mayor cantidad de agua subterránea. Entre los cortados paredones sobresale una flora de alto valor botánico, con gran concentración de endemismos donde no faltan las especies amenazadas y protegidas como la tabaiba Euphorbia lambii y el cardoncillo, barbuzano negro (Apollonias barbujana ceballosi), el marmulano o el madroño junto a pequeños pinares, resultado de antiguas repoblaciones.
Waypoint

Arure 2,5 km

Waypoint

km 60

Waypoint

Teclarenche

Waypoint

Panorámica

panoramisch

Vista cascada lomo del carretón

Waypoint

km 61

fountain

La Fuente del Jaral

Waypoint

Balmes

Waypoint

Arure 0,8 km

Sacred architecture

Ermita del Santo

panoramisch

Mirador del Santo

Suspendido en los riscos del Monumento Natural del Lomo del Carretón, el mirador del Santo domina la amplia cuenca del barranco de Taguluche. alrededor de su cauce, trepando por las laderas, se distribuye el caserío del mismo nombre. A su alrededor, los colores ocres de los lomos se pintan del verde de los palmerales que se pierden, barranco abajo, hasta casi alcanzar el mar.
Waypoint

Dejamos GR-132

Waypoint

Arure

Opmerkingen