Tijd in beweging  2 uren 19 minuten

Tijd  3 uren 35 minuten

Coördinaten 1192

Geüpload 24 september 2019

Uitgevoerd september 2019

-
-
402 m
28 m
0
1,7
3,4
6,85 km

202 maal bekeken, 7 maal gedownload

in de buurt Osan, Nordland (Norge)

Empezamos el camino desde Ornveien, aprovechando que nos alojamos por aquí. Pasamos por el final del fiordo que está al lado de "casa" y nos dirigimos hacia Kongsvatnveien haciendo este amino por la ribera del litl-kongsvatnt. También se puede subir desde Osan, pero como suponía caminar un rato por la E-10, lo evitamos. Seguimos las indicaciones de Maps.me que siempre me resultan muy precisas. Pasamos por un grupo de casas y a unos 40m de las casas, a la izquierda empieza el sendero, empinado como es costumbre aquí, por el que, dependiendo de lo húmedo que esté, se hará más complicado. Nosotros tuvimos un día maravilloso y soleado y estaba bastante bien. Seguiendo el sendero hasta la zona plana, encontramos que se bifurca hacia derecha e izquierda. Si vamos a izquierda, según el libro de cumbre, es la cima del Tjelbergtinden. Después volvemos sobre nuestros pasos y vamos vacía la otra cima, más alta y con paso no demasiado técnico, donde hay una cuerda para agarrarse sobre todo en caso de que esté húmeda. En la cima de este pico (que no encuentro su nombre) hay una especie de catalejo fijado a una placa graduada y con una tabla con los distintos picos que se ven alrededor. También hay un libro de cumbre, sin nombre. Desde aquí está la opción de seguir el sendero y hacer la bajada por otro lado y que te lleva hacia Kongshalsveien, repito: Maps.me es tu amigo ;) Nosotros optamos por bajar en principio por donde subimos, pero luego cogimos otro sendero que nos llevó también al comienzo del camino.
Quitando lo empinadas que son las subidas, es un trekking muy fácil de realizar y desde el que se pueden ver tanto Svolvaer como Kabelvag desde la primera cima. Disfruten de las vistas, esto es un paraíso en muchos sentidos :) La bici con la mochila es de una chica del lugar que subía, como otras veces, hacia la cima y que nos comentó que allí prácticamente no hace falta poner candado porque nadie va a robar. En las casas donde nos hemos quedado, tampoco cierran la puerta de entrada por el mismo motivo. ¡Cada día que pasa amo más las Lofoten!
Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

null

Foto

null

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Opmerkingen