Tijd in beweging  één uur 7 minuten

Tijd  3 uren 11 minuten

Coördinaten 1709

Geüpload 2 februari 2021

Uitgevoerd februari 2021

-
-
116 m
2 m
0
3,7
7,3
14,68 km

379 maal bekeken, 8 maal gedownload

in de buurt Txomiñenea, País Vasco (España)

Se ha realizado una visita guiada al “District Heating” de Txomin Enea organizada por el taller de sensibilización medioambiental +55.
El edificio contiene el mayor sistema de calefacción centralizada de biomasa (astillas de madera) de Euskadi para el nuevo barrio de Txomin Enea.
El protocolo anti Covid nos ha obligado a realizar las visitas a los residentes en Donosti, en dos días y 2 grupos (de 10 a 11 y de 11 a 12 horas) de 13 personas por grupo; y a los no residentes en la ciudad, se han pospuesto las visitas para cuando acabe el confinamiento de las poblaciones.
El 'District Heating' de Txomin Enea está listo para abastecer de calefacción y agua caliente a las 1.500 viviendas que conformarán el futuro barrio una vez se completen las dos fases de construcción.
La explicación previa de las instalaciones ha corrido a cargo del responsable de Fomento del consistorio donostiarra, que ha dado lugar a interesantes preguntas sobre la referida instalación por parte de los asistentes.
Además de utilizar mascarillas FFP2, la sala de la presentación se ha mantenido en una corriente natural cruzada, con niveles de CO2 de 550 ppm (partes por millón) inferiores a las 700 ppm recomendadas por el grupo de científicos españoles.
Estos valores bajos de CO2 se han mantenido a lo largo de la visita de las instalaciones. Asimismo el medidor de partículas PM2.5 ha dado valores inferiores a los 5 microgramos/m3, lo que es indicativo de que no hay fugas de polvo en el conjunto de las instalaciones del sistema de calefacción centralizada.
Tras la visita al “District Heating”, 4 animosos componentes del taller, Inma, Maite y yo, guiados por Javier Navascués, hemos ido a explorar "los senderos secretos del parque de Ametzagaina".
Javier, conocedor como pocos de estos parajes, y miembro activo del taller, describe el texto que viene a continuación.
Se trata de unas sendas muy montañeras, apartadas de los caminos asfaltados que hay en dicho parque, y que nos han llevado a conocer rincones idílicos, con una vegetación "orinoco-amazónica" (como la denomina el amigo JM Alquézar), y regatas en las que parece que van a aparecer “Las Lamias”, además de un fuerte de las guerras carlistas, un yacimiento prehistórico, y "un volcán".
El recorrido empieza en el puente de Espartxo, que comunica Txomin con los cuarteles, se continúa por camino asfaltado, y se abandona por la izquierda este en la primera curva, que se toma lo que era una senda ascendente, pero que hoy estaba ocupada por maquinaria pesada de Iberdrola que estaban colocando unos postes metálicos, y que la han dejado casi impracticable y embarrada. Esto no ha arredrado a las intrépidas aventureras de +55 y hemos continuado adelante, hasta llegar al primer hito del recorrido: una cruz que recuerda al centinela Nicolás Artero que murió en acto de servicio en Junio de 1.942.
Continuamos por la preciosa senda, ya sin obras, rodeados de una exuberante vegetación, que nos conduce a un vallecito de cuento de hadas por el que se desliza una cantarina regata que va a perderse en los cuarteles a través de una preciosa cascada de unos 6 metros (que ahora no se puede visitar al estar detrás de las alambradas y rodeada de zarzas).
Cruzamos la regata por un rústico puente de madera en estado ruinoso y continuamos por la senda que bordea la misma, en medio de una vegetación que una de las excursionistas dice que le recordaba a la de Costa Rica, hasta que llegamos a la "Txabola del Ermitaño", ahora abandonada, y seguimos subiendo por la empinada senda llegamos a uno de los caminos asfaltados del parque.
Hemos continuado por él hacia el "Mirador" que nos ha ofrecido, con el día tan espléndido que hacía, unas vistas extraordinarias de Donostia y la provincia. De allí hemos ascendido al fuerte en ruinas bien conservadas, por un camino anclado con unas traviesas de madera. Lo hemos explorado en todos sus rincones y pasadizos, y a la salida un cartel explica su historia relacionada con las “Guerras Carlistas”
Desde allí, hemos bajado hacia la zona de pic-nic y juegos, y camino de "EL Volcán", pasando un poco antes por el sitio donde se halló un yacimiento prehistórico de época Gravetiense (25.000 años A.C.), que es la primera evidencia de población en Donostia. Aparecieron 1.700 piezas líticas (raederas, buriles de Noailles, etc.), algunas de las cuales se conservan en el Museo de la ciudad en Urgull.
Hemos llegado al volcán desde el que hay unas vistas espectaculares de Peñas de Aia. Abandonamos el volcán y por la derecha hemos cogido una senda asfaltada que va hacia el albergue, y al poco rato la hemos abandonado por la derecha para coger una pisada senda de tierra (hoy con barro) que entre la vegetación nos ha llevado a un cruce por el que se puede bajar a Intxaurrondo o hacia Loiola pasando por la Ermita de la Virgen de Uba, la de los dulces sueños, que ahora está dedicada al culto ortodoxo, y de allí bajamos hasta el puente de Espartxo, dada por terminada la excursión.
Agradecer al amigo SEBAS AGIRRETXE que como buen conocedor de la historia de la ciudad, me ha enviado información interesante sobre LAS FORTIFICACIONES LIBERALES. FUERTE DE AMETZAGAÑA , que describe a continuación:
En 1875 se construyó el fuerte de Ametzagaña (cota 123) en el mismo lugar en el que se levantó otro en la primera Guerra Carlista. Su función era la de contrarrestar la posible ocupación por parte de las tropas carlistas del abandonado convento de Uba y hostigar con su artillería a las cercanas posiciones enemigas de San Marcos (3,5 Km al este, cota 280 m) y Santiagomendi (4 Km al sur, cota 303 m)
Su planta es aproximadamente un pentágono irregular (28x37x25x25x43 m), correspondiéndose dos de sus lados con la batería artillera. El lado mayor de la misma (43 m) dispone de un parapeto de 5 m de grueso en el que se abren cuatro cañoneras. El menor (25 m) tiene dos y su parapeto llega a tener 6 m de grueso. Los citados parapetos son de tierra revestida hacia el interior de mampostería. En el vértice de unión de ambos lados se aprecia una estructura de planta semicircular que probablemente fuera el asentamiento de una pieza de artillería montada sobre marco alto. La explanada donde se fijaban los cañones tiene una anchura de 6 m y está elevada 3 m sobre la cota del resto del fuerte. Para salvar tal desnivel cuenta con una rampa y dos escaleras.
El resto del cerramiento del fuerte estaba formado por un muro de mampostería convenientemente aspillerado. En el interior del recinto inferior se pueden distinguir todavía tres edificios. Pegado al muro de contención de las batería se encuentra el polvorín, identificable por sus ventanucos laberínticos característicos. Tiene planta rectangular de 7x3 m, acceso precedido por un pequeño habitáculo a modo de vestíbulo y techo protegido en otros tiempos por un blindaje de tierra.
El edificio principal tiene planta cruciforme, formando parte la mitad del mismo del cerramiento del fuerte; por ello dispone en ese lado de aspilleras y de alguna ventana. El brazo corto, al sobresalir con relación al resto del edificio, cumple la función de caponera que permitía el disparo enfilado a lo largo del foso. El citado edificio -hoy en ruinas- tuvo en su día dos plantas (tres en el ala pequeña que hacía de caponera). El ala más larga (36 m) servía de alojamiento para la guarnición. Por sus dimensiones podría albergar aproximadamente 130 hombres que dormían en camastros corridos a lo largo de las paredes del cuartel.
El tercer conjunto de edificios o estancias compartimentadas está pegado al cuartel y a una de las paredes exteriores del fuerte, albergando el excusado y las cocinas.
El fuerte está rodeado (todavía hoy en día se percibe con cierta claridad) por un foso de 5 metros de ancho y 4 m de profundidad. Para defender el mismo se dispusieron dos medias caponeras y dos caponeras, de las que únicamente se ha conservado la que forma parte del cuartel. Del resto no quedan vestigios visibles, pero sí son llamativos los accesos a las mismas, que pueden confundirse en su estado actual con entradas al fuerte.
Al estar las caponeras en la misma cota que el foso, el acceso ha de realizarse mediante una pequeña rampa, que en el caso de la caponera situada en el vértice de unión de los dos lados que forman las batería artillera toma la forma de un estrecho y sinuoso túnel abovedado bajo el parapeto (hundido actualmente en un sector). Desemboca hoy en día en el foso, pero en su momento lo hizo en la caponera. Ésta tenía forma de pentágono irregular; en sus flancos (5 m) se abrían cinco aspilleras y tres en sus frentes (4 m).
Las dos medias caponeras eran continuación de los parapetos de las baterías artilleras y al menos una de ellas llegaba a sobresalir del foso, debido a sus tres plantas, la última actuando a modo de caballero (dominando al resto de la fortificación). El sector de la media caponera que quedaba alineado con el parapeto de la batería disponía de un terraplén de, al menos, dos metros de tierra, con objeto de protegerla de un posible impacto de la artillería enemiga. Para acceder a las mismas se utilizaba el sistema de pequeño túnel abovedado, pero en este caso, de menor recorrido que el mencionado en primer lugar. Las dimensiones útiles de las caponeras eran de 4x1,5 m y de 3,5x2,2 m.
La entrada al fuerte se realizaba mediante un puente sobre el foso (probablemente móvil). Actualmente, entrando por este acceso puede observarse, a la izquierda, una escalera de acceso a la batería artillera con aspilleras en una de las paredes que la limita. Continuando, a la derecha se ven los restos de una pequeña estancia, pegada a una de las paredes menores del cuartel. A la izquierda se encontraría el polvorín y, enfrente, una de las alas menores del cuartel. Frente a ella desciende otra escalera que permite la comunicación con la batería artillera. Al fondo se ve la rampa principal de comunicación con la batería y a su derecha los restos de los pequeñas construcciones que albergaban los excusados y la cocina.
https://www.ingeba.org/curric/publica/bardocas/carlist3/carlist3.htm 1/2
8/6/2020 LAS FORTIFICACIONES LIBERALES
Al contrario que otros fuertes destruidos al finalizar la Guerra, el de Ametzagaña permaneció en activo hasta el año 1891. En un informe firmado con fecha 29 de Mayo de 1891 por el comandante de Ingenieros de San Sebastián se decía del fuerte que "...poseyendo los formidables fuertes de San Marcos y Choritoquieta... Ametzagaña carece de importancia al presente... Lo constituye parapetos de tierra y foso sin revestir... ejecutando los alojamientos, á escepcion del almacen de pólvora y los de oficiales, de madera con cubierta de teja. El tiempo transcurrido ha hecho que las aguas... degraden los parapetos y contraescarpas y los fosos se hallan casi cegados, los blindajes de los repuestos se han podrido y hundido y los alojamientos cuyas maderas ván de dia en dia pudriéndose se mantienen á fuerza de retejos y remiendos que no compensan el gasto con la utilidad y como su importancia futura, es por lo dicho nula, su destruccion se impone y ha durado, dados los materiales y clima, mas de lo que éra de esperar... La guarnicion que requirió en la última guerra de 200 hombres que serian mucho mejor empleados para otras contingencias..."
Por R. O. de 25 de agosto de 1891 se dispuso que fuera desguarnecido y que se entregara a los colonos dueños de los terrenos colindantes para velar por su conservación, siendo devuelto, por fin, al Conde de Peñaflorida por R. O. de 26 de noviembre de 1891, cayendo con el tiempo en el olvido.
https://www.ingeba.org/curric/publica/bardocas/carlist3/carlist3.htm 2/2

NOTA:
-Se han recorrido unos 3.5 km y no los que figuran en el track ya que se me olvidó apagar el track al acabar la marcha.
-Se ha catalogado la caminata en dificultad como moderada por la gran cantidad de barro encontrado principalmente en la primera pendiente del sendero.
Foto

Sendero embarrado por maquinaria de Iberdrola

Foto

Atravesando poste metálico

Foto

Cruz centinela Nicolás Artero

Foto

Vegetación exhuberante

Foto

Fondo vallecito con regata

Foto

Regata con rústico puente de madera

Foto

Mirador del parque

Foto

Ruinas del fuerte de Ametzagaina

Foto

Volcán y Peñas de Aia

Foto

Estrecho sendero

Foto

Arbolado

Opmerkingen