Moeilijkheidsgraad   Middelmatig

Coördinaten 500

Geüpload 28 augustus 2014

Uitgevoerd augustus 2014

  • Score

     
  • Informatie

     
  • Gemakkelijk te volgen

     
  • Omgeving

     
-
-
734 m
91 m
0
4,4
8,8
17,55 km

11120 maal bekeken, 511 maal gedownload

nabij Skaftafell, Austurland (Lýðveldið Ísland)



Marcha realizada el lunes 11 de agosto de 2014
Primera marcha “de verdad” que hacemos en Islandia, y nada mejor que la zona de Skaftafell dentro del Parque Nacional del Vatnajökulls Jodgardur, para realizar una ruta en serio. El glaciar del Vatnajökull es el más grande de Europa, y ocupa casi una décima parte de la superficie islandesa. Para hacernos una idea aproximada, esta gran masa glaciar y volcánica ocupa una superficie de casi ciento cincuenta kilómetros por otros cien más de lado. Baste decir que son unos cuantos los volcanes que se encuentran bajo esta enorme masa de hielo y nieve, y uno de ellos, por cierto de los que se pueden pronunciar “Bardarbunga” subía la alerta a naranja, justo un día después de acabar el Laugavegur, y cuando estábamos a punto de tomar el avión de regreso. El domingo ya estuvimos en el centro de interpretación, pues era el día previsto para patear la zona. Imposible, una vez más mandaban los elementos, y el cielo totalmente cubierto, con nubes bastante bajas y un fuerte viento racheado desaconsejaba a todos los que teníamos la misma idea, el llevarla a cabo. Los forestales opinaban lo mismo, y tenían claro que si las condiciones abajo eran las que eran, en la zona alta debían ser mucho peores, con un riesgo añadido y una falta de visibilidad que no merecían la pena correr. Nos dijeron que para el día siguiente las condiciones serían muy diferentes, pues a partir de las seis de la mañana cesaría la lluvia y empezarían a abrirse claros. El plan de viaje para el día siguiente lunes era tan abultado o más que el resto de los días, pero al final llegamos a un acuerdo entre los ocho que formábamos el grupo. Madrugaríamos bastante y estaríamos a las cuatro o cuatro y media en el centro de interpretación iniciando la marcha. A las cuatro y media ya había luz más que suficiente para caminar con seguridad, y el tiempo mejoraba por minutos según las previsiones. Además, habíamos quedado en estar de vuelta a las doce en la granja en la que nos alojábamos a unos cuarenta kilómetros de distancia. No son las cuatro y media y ya salimos del aparcamiento en el que no hay ni un solo coche. Tan sólo y según caminamos hacia el oeste por la zona de acampada nos vamos encontrando bastantes tiendas con sus ocupantes totalmente dormidos. Islandia tiene acampada libre en la mayoría de las zonas más interesantes, y de ahí que sean muchos jóvenes los que aprovechan esta situación, con el grado de civismo que merece la ocasión, para disfrutar de una naturaleza como ésta. También comentar que la mayoría de estas zonas de acampada disponen de aseos y duchas, por cuyo uso sí que hay que aportar unas cuantas coronas. Hemos recorrido poco más de trescientos metros con rumbo oeste y hemos dejado atrás y a nuestra izquierda dicha zona de acampada, además estamos justo en el cruce que nos traerá de vuelta. Nos metemos en una de las pocas zonas boscosas que tiene la isla, y que gracias a estar bastante resguardada del viento, se le permite el desarrollo del árbol más abundante en la isla: el abedul enano. Llevamos un kilómetro y medio más desde el cruce, y tras una continua subida desde el principio, nos encontramos frente a una más de las múltiples cascadas que hay en la isla. Esta de Svartifoss o “cascada negra” no por no ser una de las más espectaculares, sin embargo deja de tener su encanto, pues también se la conoce como la de las columnas de basalto, y el rincón y entorno en el que se encuentra no puede ser más evocador. Hay gente que hace este recorrido en un par de horas, entre la ida y la vuelta, pero nosotros queremos llegar hasta el Kristínartindar, y hasta aquí se nos ha ido algo más de media hora que habrá que recuperar. Pasamos la cascada y por una pasarela de madera que nos permite cruzar el río, continuamos un pequeño tramo con rumbo oeste, hasta poco antes de llegar a una especie de ruleta mirador, desde la cual continuamos la subida constante siempre con rumbo norte. A los dos kilómetros la pendiente empieza a volverse algo más exigente, pero la evolución del día nos anima a continuar, para disfrutar de las impresionantes vistas a las que van dejando paso las nubes bajas. Un par de kilómetros más y poco antes de llegar al Nydrihnaukur, en la misma base del Kristínartindar, un impresionante mirador a la izquierda de la marcha, en la que un cortado totalmente vertical de buena parte de una pared de más de quinientos metros de caída, nos ofrece uno de los primeros regalos del día. Cada vez estamos más convencidos de lo bien que hemos hecho madrugando. Esta zona tiene varias caminatas, y con buen tiempo ésta es una de las que mejores vistas tiene y más merece la pena. Hace un rato que vamos viendo el circo glaciar del Kristínartindar (o picos de las montañas de Kristin en islandés). Son las siete y pico, nos queda algo más de la mitad de la marcha, y si no queremos hacer esperar a los otro cuatro del grupo, que no se decidieron a madrugar, hemos de continuar con la duda, cada vez mayor, de que tal vez no podamos subir hasta el Kristínartindar. Al llegar al cruce, que señaliza el senderito de subida, pasan de las siete y media, y a simple vista la subida y bajada de la cumbre no se llevaría menos de una hora a buen ritmo. Es una pena, pues no nos salen las cuentas, y no nos queda otra que seguir adelante. Estamos bordeando lo que fue un antiguo glaciar “piedemonte” del que tan sólo quedan unos cuantos neveros del invierno pasado. Hemos dejado atrás la base de los picos de Kristin, pero no sabemos lo que nos espera hasta que a los dos kilómetros de continuar ahora con rumbo noreste, nos plantamos en un mirador marcado con una gran roca vertical, en el que a punto se nos saltan las lágrimas a los cuatro que vamos. El espectáculo que se ofrece a nuestros ojos es impresionante, pues debajo de nosotros (a varios cientos de metros) una gran lengua glaciar de más de un kilómetro de ancho se precipita lentamente hasta su correspondiente laguna, llena de bloques de hielo. Justo delante, hacia el norte, dos grandes lenguas glaciares que acaban convergiendo en la que tenemos a nuestros pies. Estamos totalmente solos, y nos inunda una gran sensación de paz, belleza e incluso hasta hambre. Los cuatro pensamos lo mismo, qué mejor sitio que este impresionante balcón “con vistas”, para dar buena cuenta de lo que en realidad hemos traído para desayunar. Hemos echado un buen rato en uno de esos mágicos lugares, de los que después siempre da pena marcharse, pero no queremos que nos espere el resto del grupo, que por la hora que es, muy probablemente aún no se hayan levantado. Nosotros ya bajamos, y lo hacemos durante algo más de los próximos tres kilómetros y medio bordeando la lengua glaciar siempre a nuestra izquierda y debajo de nosotros, aunque cada vez a menor distancia. Según vamos bajando, nos hemos ido cruzando con gran cantidad de gente, que al parecer se han decidido a hacer el recorrido nuestro, pero al revés. O tal vez sea, que se dirijan al impresionante mirador, que ni que decir tiene en cuanto se sature, perderá una buena parte del encanto y magia que nosotros, a eso de las ocho de la mañana pudimos disfrutar. Pasado el último mirador a la lengua glaciar y también a la lagunita, nos internamos de nuevo en un frondoso bosque de abedules enanos, con bastante otra vegetación, en el que se han habilitado una serie de pasarelas de madera, cada cierto tramo en el que los múltiples arroyuelos cruzan el senderito, que en unos tres kilómetros de continua bajada, ahora con rumbo suroeste, nos devolverá al coche. Aún nos ha sobrado tiempo, sobre lo previsto, y nos tomamos un café caliente en el centro, ahora abarrotado, que nos sabe a gloria. Ni que decir tiene, que el madrugón mereció muchísimo la pena, a pesar de haber podido subir al Kristínartindar, y que encima llegamos a la granja o west house, como también se las conoce por aquí, pasadas las once y media. Sin lugar a dudas, junto con el Landmannalaugar, uno de los mejores sitios para los amantes del senderismo, que no hay que perderse, y al que si volvemos (según hemos comentado) habría que hacerlo con mayor margen de tiempo.

13 commentaren

  • ARRIBAYABAJO 20-okt-2014

    Impresionantes fotos y qué buena pinta tiene la marcha e Islandia. Un poco de envidia sana, sí que das.
    saludos

  • pablodor 27-apr-2015

    Me la apunto, para este verano. ¿Hay alguna zona más que recomedarías?.
    Muchas gracias.

  • Foto van sextante

    sextante 27-apr-2015

    Recomendaría casi toda la isla en sí, pero esta marcha no hay que perdérsela, ni tampoco el Landmannalaugar.
    Un saludo

  • Foto van José Rolo de Sousa

    José Rolo de Sousa 27-jul-2015

    Rota muito interessante e bem documentada. Obrigado.

  • Foto van sextante

    sextante 8-aug-2015

    Gracias José Rolo por tus comentarios positivos.
    Un saludo

  • jlpsbd 10-mei-2016

    Great trail

  • alvarez-morales 17-mei-2016

    Hola soy nueva en esto
    quiero saber si en Septiembre a partir del 18 se puede hacer rustas de senderismo, tengo poca informacion
    Gracias

  • Foto van sextante

    sextante 23-mei-2016

    Hola, Islandia uno de esos sitios a los que por muchas razones siempre se piensa en volver, pero la época que propones la veo un tanto arriesgada. Y es que en un sitio así, con una naturaleza tan brutalmente salvaje y caprichosa, también en lo climático, la mejor época iría desde principios de julio hasta finales de agosto. En junio ha habido gente que se ha arriesgado a hacer el Laugavegur y se ha quedado en el intento, con un un brusco y repentino cambio de tiempo. Aún así, recomiendo a todo el mundo que no se pierda Islandia.
    Un saludo

  • alvarez-morales 23-mei-2016

    Muchísimas gracias
    Si es un poco complicado
    Estuve pidiendo información y parece que con grupo y guía se puede ir en esa temporada
    Los billetes ya los tengo
    A ver al final que voy hacer seguro hay bastantes actividades por hacer
    Un saludo y muchas gracias

  • Foto van sextante

    sextante 23-mei-2016

    Mucha suerte alvarez-morales, sobre todo con el tiempo, pues por lo demás seguro que vendrás encantada. Un consejo, llevate calcetines de neopreno para pasar los ríos (si es que haces el Laugavegur), pues el agua está helada.

  • CliveSonny 30-jun-2016

    Wonderful view

    Heeft deze route gevolgd Bekijk in detail

  • Foto van MarcosRB

    MarcosRB 9-jul-2016

    Hola, antes de nada enhorabuena por la ruta y por la fotazas.
    Un par de preguntas, vamos a Islandia este Agosto y queremos hacer esta ruta, una de las personas que vamos tiene algo de miedo a las bajadas (subir sube muy bien), ¿En que sentido nos recomendarías hacerla para la zonas más empinadas hacerlas subiendo? ¿Hay algún punto "complicado"?. Muchas gracias.

  • Foto van sextante

    sextante 10-jul-2016

    La ruta, tanto si decidís hacerla en un sentido, como en el otro, no tiene mayor dificultad. Nuestra recomendación es que la hagáis en el mismo sentido que nosotros (siguiendo las agujas del reloj) y que madruguéis, para estar solos en un rincón tan mágico como es el mirador al glaciar, en el que nosotros cuatro estuvimos solos.
    Un saludo y que la disfrutéis, pues merece mucho la pena.